Hasta hace pocos años era común que tanto la iniciativa privada como el sector público ejecutaran proyectos de grandes dimensiones sin considerar el impacto que generaban en la sociedad y el medio ambiente:

presas, hidroeléctricas, gasoductos, minas, tendidos eléctricos de alta tensión, refinerías, carreteras, puentes, grandes edificaciones, aeropuertos, parques solares y eólicos, etc. Estos proyectos no solamente alteraban el paisaje y a los ecosistemas, también modificaban drásticamente las relaciones sociales, economía, la cultura y, en general, el contexto socio territorial donde eran emplazados. Estas modificaciones se traducían, al mediano y largo plazos, en pérdidas millonarias por litigios para el sector privado y para el público en un considerable desprestigio político. Para los diferentes grupos sociales, étnicos y comunidades, la localización de estos proyectos en sus territorios era aún más dramático toda vez que sus ríos, tierra y aire eran contaminados, recursos naturales expoliados, sus sitios sagrados profanados, sus parcelas disminuidas por expropiaciones, suministro de agua potable suspendido, desplazamiento físico involuntario de personas, su salud y bienestar deteriorados y sus derechos humanos y a la propiedad violentados. Incluso, son conocidas las historias en las que los conflictos generados por un proyecto tuvieron un desenlace trágico. En este contexto, no sorprende que la población desconfíe seriamente de la instalación de proyectos de gran envergadura en sus localidades.

En los últimos años, a escala internacional, se ha acelerado el desarrollo y ejecución de lineamientos generales enfocados a mitigar los impactos sociales negativos generados por un proyecto, desde su concepción hasta la etapa posterior a su cierre. Ejemplo de esto son los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, cuyo objetivo general es lograr que las empresas adopten un proceso de debida diligencia para garantizar que una acción, transacción o adquisición comercial propuesta no oculte riesgos en materia de derechos humanos (en otras palabras, riesgos para las personas y comunidades, no únicamente riesgos para la empresa). Otro ejemplo son los Principios de Ecuador, los cuales constituyen un marco de principios en materia de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa en el sector financiero global. Específicamente, es un marco de gestión de riesgo que han adoptado entidades financieras (bancos) para determinar, evaluar y gestionar el riesgo social y ambiental en proyectos en cualquier parte del mundo y para todos los sectores industriales e iniciativas económicas vinculadas a programas de gobierno.

La Asociación Internacional para la Evaluación de Impactos (AIEI), por su parte, define a la evaluación de impacto social (EvIS) como “los procesos de análisis, monitoreo y gestión de las consecuencias sociales voluntarias e involuntarias de intervenciones planeadas (políticas, programas, planes, proyectos) y todo proceso de cambio social invocado por dichas intervenciones”. En este sentido, una EvIS es un proceso de gestión, no un producto (es decir, un documento).

En México existen directrices en materia de impacto social como las Disposiciones Administrativas de Carácter General sobre la Evaluación de Impacto Social en el Sector Energético publicadas en el Diario Oficial de la Federación en junio de 2018 y, particularmente, en la Ciudad de México, en diciembre de 2019, fue publicado el Proceso de Consulta Vecinal para Grandes Construcciones. Ambos lineamientos tienen como objetivo mitigar impactos negativos y maximizar los positivos causados por un proyecto con base en la participación social activa, el respeto a los derechos humanos y con perspectiva de género.

Las Disposiciones definen EvIS como el “documento que contiene la identificación de las comunidades y los pueblos ubicados en el Área de Influencia de un Proyecto del sector energético, así como la identificación, caracterización, predicción y valoración de las consecuencias a la población que podrían derivarse del mismo y las medidas de mitigación y los planes de gestión social correspondientes”. Asimismo, precisa como impacto social como “aquellos cambios y consecuencias, positivas o negativas, que resultan del desarrollo de un Proyecto que se pueden experimentar de forma perceptual o física, individual o colectiva, que pueden incidir en la forma de vida de las mujeres y hombres integrantes de una comunidad, su cultura, su cohesión, estabilidad, temores y aspiraciones, servicios e instalaciones, actividades económicas, sus sistemas de toma de decisiones, su entorno físico, su salud y bienestar, al igual que en sus derechos”.

Relacionado con el Proceso de Consulta Vecinal para Grandes Construcciones, se entiende como tal “el proceso ordenado y sistemático para presentar un Proyecto y obtener la opinión de las personas habitantes y usuarias del área de influencia, sobre los impactos generados y la manera de atenderlos” y tiene como objetivo principal garantiza el derecho que los habitantes y usuarios del área de influencia de acceder a toda la información sobre el proyecto a realizar, así como aportar su opinión sobre los impactos percibidos y la manera de atenderlos.

En este sentido, la formulación correcta de una EvIS o el adecuado proceso de una consulta vecinal, tienen el potencial de disminuir significativamente los conflictos sociales generados por un proyecto y reducir sustancialmente las pérdidas financieras por ellos con base en un adecuado proceso de gestión. Con estos lineamientos se busca garantizar óptimos resultados en materia de desarrollo para comunidades, grupos sociales minoritarios, mujeres y niñas sin caer en el asistencialismo. Esto es posible sí se crean previamente a la ejecución de un proyecto sinergias positivas, pero sobre todo valor compartido. En palabras de la AIEI “elaborar una evaluación de impacto social es buen negocio y es bueno para el negocio”.

Por: Maestro Víctor Clavel Ponce

Algunos de nuestros servicios

Licencia Ambiental Única

Conoce más

Estudio de Riesgo Ambiental

Conoce más

Informe Preventivo

Conoce más

Análisis de Riesgos Sector Hidrocarburos

Conoce más
Abrir chat
1
Buen día
¿en qué podemos ayudarte?