Indicadores Ambientales

Para solucionar o al menos remediar los efectos negativos en el ambiente producidos por la intervención humana, se requiere la aplicación de diversas acciones estructurales (construcción de infraestructura urbana y de servicios básicos) y no estructurales (políticas, acciones culturales, educativas, etc.).
Sin embargo, se requiere conocer o al menos tener un panorama de la situación ambiental en general en un territorio y tiempo determinados; lo que permite evaluar la magnitud de los cambios sucedidos, detectar sus dinámicas evolutivas y proponer las medidas adecuadas de respuesta al respecto.
De acuerdo a lo anterior, la necesidad de la prevención y en gran medida de la mitigación de la degradación ambiental, se creó el mecanismo de la evaluación de impacto ambiental (EIA), promovido en el plano mundial desde hace cuatro décadas y aceptado ampliamente a partir de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1992.
Actualmente, 191 países de las Naciones Unidas contemplan este proceso dentro de sus agendas políticas; esto demuestra que la EIA se ha convertido en una herramienta indispensable de política pública ambiental.
Este tipo de evaluaciones, por su parte, requieren mucha información de base de diversos aspectos, que se obtiene sobre todo de redes de monitoreo ambiental, y que se traduce en forma más simple y sintética en indicadores ambientales, para poder comunicarla a la población en general y a los políticos.
Como se sabe, la EIA es un estudio que sirve para identificar, predecir e interpretar el impacto ambiental, así como para prevenir las consecuencias negativas que determinadas acciones, planes, programas y proyectos pueden tener en la salud humana, el bienestar de las comunidades y el equilibrio ecológico.
Los indicadores ambientales permiten evaluar los avances de la política pública ambiental y la efectividad de los programas implementados, para ofrecer una herramienta práctica que visualice su seguimiento a través del monitoreo y la evaluación de cambios, su manejo y comunicación.
Los indicadores se subdividen en tres grupos, según la etapa de diseño de política pública dentro del esquema plasmado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE):
• Presión: se reflejan acciones antropogénicas directas sobre el ambiente (emisiones de contaminantes y descargas de aguas residuales) e indirectas (crecimiento de población y de producto interno bruto).
• Estado: se caracteriza y se diagnostica la calidad ambiental (aire, agua, suelo, flora y fauna) y de los recursos asociados a los procesos de producción socioeconómica.
• Respuesta: se plasman los indicadores relacionados con el nivel de esfuerzo social y político en materia ambiental

En el ámbito nacional, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales ha elaborado los indicadores básicos de desempeño ambiental, haciendo énfasis en los indicadores de presión. No obstante, los indicadores de estado y respuesta no están exentos, dado que son de utilidad para la elaboración de la EIA.
Como se puede observar, los indicadores son de enorme utilidad en la planeación y toma de decisiones tanto en el ámbito local, regional y nacional, sin embargo, estos presentan restricciones institucionales y técnicas.

 

Algunos de nuestros servicios

Licencia Ambiental Única

Conoce más

Estudio de Riesgo Ambiental

Conoce más

Informe Preventivo

Conoce más

Análisis de Riesgos Sector Hidrocarburos

Conoce más
Abrir chat
1
Buen día
¿en qué podemos ayudarte?