Seguramente has observado a simple vista que la contaminación del aire en la Ciudad de México y en sus alrededores es mala y según datos del índice metropolitano de la calidad del aire (IMECA) la concentración de contaminantes ha ido en aumento.

 

Contrario a lo que se pudiera suponer, que debido a la drástica disminución de las actividades tanto en el sector público y privado y con esto la reducción en el uso de vehículos habría un descenso en la concentración de contaminantes en el aire, sin embargo, esto no ha sucedido, paradójicamente ha aumentado como ya se mencionó.

 

Para explicar estos aumentos en los niveles de contaminación es importante que no solo se debe al factor de la contingencia sanitaria, sino a otros que cobran relevancia. Un factor que juega un papel importante son las condiciones meteorológicas cuyas características como una baja presión y un aumento considerable de la temperatura promedio en el valle de México que dichas condiciones son típicas en esta temporada del año, dicho de otra manera, durante estos meses hay poco viento y altas temperaturas esto promueve que los contaminantes como el ozono (O3), óxidos de nitrógeno (NOX), partículas suspendidas, etc. Prevalezcan por un mayor tiempo en el aire antes de ser disipadas.

 

Sumado a este factor, las actividades humanas que por años han contaminado el aire de forma constante y que son las principales responsables del cambio climático no harán un cambio significativo en la reducción de contaminantes con solo unas semanas de paro en las labores. Prueba de lo que se ha dicho, es que el ozono se produce principalmente por las emisiones de los vehículos que circulan diariamente, y que lejos de disminuir la concentración de este contaminante, la tendencia es al aumento como se observa en la siguiente gráfica, la cual se elaboró con datos obtenidos de la dirección de monitoreo atmosférico de la Ciudad de México.

 

El periodo se determinó considerando que durante la tercera semana de marzo se comenzaron a tomar las medidas necesarias pertinentes para reducir los contagios por COVID-19 y en lo que va del mes de abril las medidas han sido mas restrictivas y sin embargo, como se observa en la línea color naranja, la cual indica la tendencia, las concentraciones de Ozono en el aire van en aumento, que dicho sea de paso, este contaminante agudiza enfermedades respiratorias en la población, por lo que es un factor de riesgo para las personas infectadas con el virus de la actual pandemia.

 

En conclusión, debemos de concientizarnos que el cambio climático es un problema real y grave y que las medidas que cada uno de nosotros tomemos repercutirán en la mejora de nuestro aire, de nuestra comunidad, de nuestro planeta y por lo tanto de nuestra calidad de vida. Que las acciones que estamos tomando actualmente como confinamiento no sustituyan todas las acciones a corto, mediano y largo plazo en contra del cambio climático.

 

 

Abrir chat
1
Buen día
¿en qué podemos ayudarte?